Publicidad

izquierda

miércoles, 26 de julio de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Psicología

Un familiar lejos en Navidad

La incitación al consumo, la falta de dinero y la soledad son factores que recrudecen la llamada nostalgia en Navidad y de fin de año. Acá algunas claves para revitalizar su estado de ánimo durante estos días


Fecha: 25-12-2016

Etiquetas: Fin de año, Navidad, Depresión, Estrés, Soledad, Antidepresivos, Calmantes, Exilio, Lejos, Familia, Amistad, Pareja, Psicología


Un familiar lejos en Navidad
Se puede llevar alegría a personas pobres o enfermas. (Créditos: Shutterstock)

Por: Gioconda Bermúdez

 



Las navidades gustan y disgustan por igual. Mientras que unos se pasan buena parte del año pensando en esos días para volver a reunirse con toda la familia, otros pueden llegar a sentirse realmente mal solo con recordar esa 'obligación' de celebrar algo. A esto hay se le añade el estrés que provoca el tener que cumplir con toda la familia y el trabajo extra que supone para muchos el cocinar platos especiales al gusto de todos y tener que pensar la manera de acertar con los regalos de los demás.

“Aunque sea una época de unión familiar, no siempre se puede estar con ella, lo que es una frustración que el ser humano resiente más”, expone el psicólogo Manuel González, añadiendo que los principales síntomas son trastornos en el estado de ánimo y en los ciclos de sueño, además de apatía y tristeza. Otra de las causales es de tipo fisiológico, pues alteraciones en el metabolismo de los neurotransmisores facilitan la depresión.

Fechas complicadas

Durante estos días suele darse “una regresión a la infancia, a la luz de elementos como el árbol, las luces, los regalos, por lo que somos más propensos a experimentar sensaciones que tuvimos de niños como alegría y magia, que se matizan, como adultos, con un poco de soledad, provocando nostalgia”, afirma el psiquiatra y terapeuta José Miguel Fortín. Los factores principales que llevan a estas personas a sentirse así pueden ser:

- Recuerdos de seres queridos, personas que han muerto o que se encuentran lejos con los cuales no se puede compartir estas vivencias. Se echa de menos a esta persona y se recuerda con nostalgia los momentos navideños vividos con ella, puesto que no pueden repetirse, el pensamiento será negativo hacia esa situación y la persona afectada no tendrá ganas de festejar.

- Acontecimientos pasados vividos en estas fiestas o a lo largo del año que fueron negativos y que ahora salen a relucir para demostrar “lo mal que lo hemos pasado” o lo “desdichados que hemos sido”. Es una forma de rememorar el pasado pero que sólo sirve para manchar el presente.

- Las personas que se encuentra lejos de casa, viviendo o trabajando en otras ciudades y que no tienen la posibilidad de volver a casa en estas fechas pueden desarrollar este trastorno, sobre todo porque pensarán en lo solos o lejos que están y no aprovecharán lo que les brinda su nueva ciudad.

- Dejarse llevar por la publicidad que trata de vender todo en todos los lugares, y cuya idea poco tiene que ver con la realidad que viven muchas familias con problemas, ya sean económicos, personales, laborales o de pareja.

- La falta de recursos económicos es una gran traba en estas fechas. El hecho de no poder comprar regalos a los niños o de no poder hacer una buena cena ayudará a la persona negativa a refugiarse en sus pensamientos y a autocriticarse.

Disgustados con uno mismo

Según la psicóloga María del Lujan Acosta, cada vez es más común estos trastornos anímicos que se presentan en diferentes intensidades. “Los autobalances que hacemos a finales de año, también suelen recordarnos que, en ocasiones, no se ha logrado lo que se pretendía, motivo más que suficiente para poder sentirse a disgusto con uno mismo”, señala la experta.

Sin duda, puede que para algunos el fin de año no sea la mejor época, pero existen miles de fórmulas para no sentirnos decaídos y molestos. Lo primero que se debe hacer, según la psicóloga, es "escucharse a sí mismos y dejar de lado los clichés". Es decir, olvidarnos del 'porque sí', de la supuesta obligatoriedad de tener que estar con los familiares si en cierto modo no nos apetece. “El reunirse a desgana está demostrado que puede ser motivo de discusión y de peleas. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en la problemática que supone para muchos pasar el tiempo suficiente con todos y cada uno de los miembros de su familia, tanto política como biológica. Ese deseo de querer complacer a todos, no sólo no se logra, sino que además nos podemos quedar vacíos y descontentos con los resultados", expone Lujan Acosta.

Para tratar de revertir la situación, podemos aprovechar la presencia de niños y "ponernos a su servicio, ya que de la felicidad que les proporcionamos, deviene la nuestra propia", aconseja la especialista. Igualmente, si no nos vemos con fuerza suficiente para afrontar una gran 'comilona familiar', lo ideal es "tener encuentros cortos y no prolongar las veladas más allá de lo que podamos tolerar".

¿Tengo depresión?

Hay que diferenciar entre la característica tristeza o nostalgia que sentimos en estos días, de la depresión que algunos pueden llegar a desarrollar. Afirma el psiquiatra y terapeuta José Miguel Fortín que la depresión es una enfermedad psicológica en la que prevalece un estado de ánimo con ciertas características que duran, como mínimo, dos semanas y que tienen que ver con la motivación que lo causa. “Implica sentimientos de inapetencia, insomnio, desgano, pérdida de motivación, energía, deseos de llorar, tristeza, etc. Para que haya un episodio depresivo, deben existir al menos dos semanas de ese sentimiento con los síntomas descritos y no estar condicionada por una enfermedad médica”, asegura el terapeuta.

Las causas que propician la tristeza de fin de año y la depresión deben diferenciarse. La primera se da por los elementos propios del ambiente y la depresión puede manifestarse por dicho ambiente o traer un curso anterior e intensificarse en estos días. Todos sentimos, en algún grado, nostalgia; lo que no es normal es que esa tristeza tome otras dimensiones, prevalezca más tiempo, interfiera en las actividades diarias y en el dormir y comer, ya que estamos hablando de una depresión. Lo más correcto en estos casos de depresión es buscar ayuda especializada.

Soluciones a la medida

- Las personas que la pasan mejor en estos días se enfocan en otros, no en ellas mismas. Es el enfoque solo hacia nuestro interior lo que nos hace sentir mal. Si usted maneja proyectos y piensa en lo bueno que puede hacer por otros, se sentirá mejor.

- Puedes crear su propio ambiente ya sea planificando una cena o reunión pequeña en su casa o viendo si hay alguna actividad a la que pueda asistir con una amiga, un baile, una actividad en la iglesia etc. 

- Participe en actividades de caridad. Se puede llevar alegría a personas pobres o enfermas, a los presos o a niños en un hospital. Nada hace sentir mejor que participar en una activad para ayudar. Puede cocinar o participar en recaudación de fondos.

- Olvídate de la perfección. Las fiestas de fin de año no son una competencia ni sólo regalos y comida, sino una celebración y para eso no necesita mucho. Cree una cena diferente o haga algo diferente con su familia. 

- El comprar disminuye la tristeza, ya que se libera adrenalina y serotonina, sustancias que mejoran el estado de ánimo; además, al estar ocupados comprando, tenemos menos tiempo para pensar y estar tristes. Sin embargo, “para quitarnos la pena”, no necesitamos saturar las tiendas de los centros comerciales.

- Aunque las reuniones con amigos y las compras hacen que se disfracen o minimicen los sentimientos tristes, hay quienes se estresan al tener que aceptar invitaciones cuando no están de ánimo.

- Las relaciones personales que no han estado bien durante el año a veces recrudecen en esta época; otras, se benefician y logran resolver sus conflictos y empiezan una nueva etapa.



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más