Publicidad

izquierda

martes, 27 de junio de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Psicología

Si eres único ¿por qué te comparas?

Ni para bien, ni para mal. Compararte con otras personas o comparar a otros con terceros, es un hábito destructivo que solo abona la infelicidad


Fecha: 17-11-2016

Etiquetas: amor propio, autoestima, inteligencia emocional


Si eres único ¿por qué te comparas?
Todas las personas somos diferentes. (Créditos: Archivo)

Por: Adriana Boccalon

 



Cada vez que caigas en la tentación de compararte con otras personas, recuerda que aun cuando el hombre es un ser social por excelencia, por encima de cualquier consideración es un ser único que vive día a día con pensamientos, emociones y sentimientos que solo a él le pertenecen.

Y si todo lo que ocurre dentro del ser íntimo de cada quien es parcela privada, individual, absolutamente propia, ¿acaso entonces tiene sentido que te compares con otras personas?

¡Claro que no! Ni para bien, ni para mal. La mala costumbre de compararte, e inclusive de comparar a otros con terceros, no solo afecta el amor propio y la autoestima, sino que le pone freno a la posibilidad de vivir una vida satisfactoria, y disfrutar una existencia plena y feliz.

Veamos 5 actitudes que vale la pena convertir en hábito, para alejar de tu vida la maliciosa tentación de compararte con otras personas.

ABONA GENEROSIDAD

¡Recibes lo que das! Ycuando practicas bondad, amabilidad y generosidad con quienes están en tu entorno, sin duda alguna el efecto positivo de esos magníficos valores retorna cual boomerang, para abonar las mejores cualidades dentro de tu propio ser. Entonces, para qué compararte…

PRACTICA HUMILDAD

Todos nos desempeñamos mejor en unas áreas que en otras. Depende de las habilidades y las capacidades. Y aun cuando sepas que eres mejor que tu compañero de trabajo, por ejemplo, realizando alguna actividad, no hay por qué hacer comparaciones solo para hacerlo sentir miserable. Abrazando la humildad, es mejor observar y callar.

ADMIRAR SÍ, IDOLATRAR NO

Todos tenemos nuestros propios héroes, aquellas personas a quienes respetamos y admiramos, y a quienes nos gustaría parecernos. Pero hay que mantener los pies en la tierra porque una cosa es admirar y, otra muy distinta, idolatrar. A los héroes terrenales se les utiliza, en el buen sentido, para inspirar y motivar las acciones que llevamos a cabo para materializar nuestros sueños.

NO HAY GANADOR ABSOLUTO

Dicen que quien no cojea de una pata, cojea de la otra. Este dicho popular también se refiere a habilidades y capacidades, pues siempre habrá quien se destaque más que otra persona en alguna disciplina. Es muy poco probable que un campeón de triatlón sea al mismo tiempo premio nobel de matemáticas, ganador del Óscar como mejor actor, destacado matemático y mejor escritor.

COMPÁRATE FRENTE AL ESPEJO

Si no aguantas la tentación de compararte ¡hazlo frente al espejo! Es decir, no te compares con nadie más que no sea tu propia persona. Observar tus capacidades y destrezas, y reconocer tus debilidades, es una manera de superar tus propios retos gestionando de manera inteligente tus talentos. El espejo solo reflejará tu propia imagen, aquella que te servirá para proponerte optimizar la existencia que te pertenece, nunca las vidas ajenas.



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más