Publicidad

izquierda

viernes, 21 de julio de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Sexo

Cómo jugar en el sexo

Algunos pacientes y lectores me han pedido que les ayude a “destaparse” y atreverse a juegos sexuales. No tiene que ser como las 50 sombres de Grey, con un poco de creatividad y atrevimiento, puede hacer del juego un actor en la intimidad


Fecha: 04-11-2016

Etiquetas: sexo, salidas, fresas, desnudo, dominante, inflexible, persona


Cómo jugar en el sexo
Puede hacer del juego un actor en la intimidad. (Créditos: Archivo)

Por: Miguel Sira, @DrMiguelSira / miguelsirav@hotmail.com

 



Juegos de sumisión y poder: es uno de los preferidos cuando la pareja se pone creativa. Se trata de que un miembro de la pareja interpreta el rol dominante, y el otro, el papel de sumiso. Este juego se da porque a algunos les excita ser los dueños del poder durante el coito, mientras que a otros les estimula que la pareja tome el control. En este juego debes mostrarte inflexible, creando un ambiente de poder y dejando claro que eres la persona que manda y que tu pareja está indefensa y bajo tus caprichos. Podrías comenzar con algunas de las siguientes premisas básicas del juego de dominio/sumisión: tápale los ojos y átale las manos con una cuerda suave, una vez a tu merced, provoca a tu pareja aumentando su excitación. Desátala y ordénale algo. Si lo hace mal, la castigarás (escoge algo excitante). Si lo hace bien, será recompensada con algo que disfrute mucho como por ejemplo sexo oral, sexo anal, masturbación o alguna posición sexual.

2. La “gallinita ciega”: el juego se puede hacer vendando tus ojos o los ojos de tu pareja. Mi recomendación es que ejecutes los roles en días distintos. Muchas parejas no practican esto porque temen que el juego se les salga de las manos, para ello es importante que haya confianza. Y entender que todo lo que hagan es solo un juego. Pero si deciden jugarlo, tu pareja debe entender que tú dominas la situación. Tú puedes besarle, morderle, acariciarle sin previo aviso, el factor sorpresa es importante.

3. La sazón de la cama: quizás uno de los juegos sexuales que la mayoría ha realizado alguna vez en su vida consiste en poner comida en las zonas erógenas de la pareja o en sus genitales. En este juego podemos utilizar helado, fresas con crema, arequipe, yogur, vino, mermelada y frutas. Para este juego ambos cuerpos serán los recipientes de estos alimentos en los cuales la otra persona o tú mismo comerán. Pueden comenzar con un desnudo progresivo y al mismo tiempo van intercambiando frutas y vino o fresas con crema, y una vez desnudos pueden cambiar esos alimentos. Ofrécele pequeñas cantidades con tu boca. Utiliza sobre todo sus principales zonas erógenas para poner esos alimentos como cuello, nuca y hombros, espalda, pechos, estómago, glúteos, la ingle, el perineo y la parte interior de los muslos.

 

Pregunta

El galanteo no tiene fecha de vencimiento

“Hola, doctor Sira. Hace poco salí con un chico que me cortejaba,  tras dos salidas a cenar, a la tercera me dijo que ya era hora de ir a un hotel. Le dije que me llevara a mi casa. ¿Acaso estoy chapada a la antigua?”. Carmen M. 24 años.

Para nada, Carmen. Ya lo he dicho antes: si un hombre invita a una mujer a cenar no quiere decir que por agradecimiento ella deba tener sexo con él. Y quizás ese es el error de muchos hombres, y hasta de muchas mujeres que acceden porque en algún momento aprendieron a agradecer así.

Por demás, es una increíble falta de tacto y elegancia. Piénsalo dos veces antes de volver a salir con él.

 



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más