Publicidad

izquierda

viernes, 26 de mayo de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Bienestar

Cómo formar hijos emocionalmente sanos

Enseñarle a los hijos a manejar las emociones es tan importante como mandarlos a la escuela


Fecha: 10-02-2016

Etiquetas: inteligencia emocional, infancia, educación, sentimientos, emociones, madurez,


Cómo formar hijos emocionalmente sanos
La formación viene de casa. (Créditos: Archivo)

Por: Adriana Boccalon @aboccalon

 



Que un niño sea sobresaliente en la escuela no garantiza que vaya a ser un adulto exitoso. Además de la formación académica, a los hijos hay que educarlos emocionalmente para ayudarlos a construir una adultez sana, próspera y feliz.

Un niño emocionalmente sano es aquel capaz de identificar tanto sus propios estados emocionales como los de otras personas, y manejarlos en positivo para superar tropiezos y solventar situaciones a las que se debe enfrentar.

De la educación, formación y orientación que dispensen los padres, dependerá que sus hijos desarrollen las habilidades para manejar en positivo sentimientos y emociones. Y, aunque no hay un protocolo estricto, veamos algunos buenos consejos:

ENSÉÑALO A SER COMPETITIVO

Ayúdalo a identificar sus fortalezas y debilidades, oriéntalo sobre cómo superar las dificultades, celébrale sus logros, estimúlalo anímalo a tomar decisiones, potencia su capacidad para reconocer habilidades ajenas y evita que tu sobreprotección le genere desconfianza de sí mismo.

CONSTRÚYELE LA CONFIANZA

Un niño que confía en sí mismo será un adulto con autoestima. Entonces, focaliza tu atención en sus fortalezas para que él pueda detectarlas mejor, destaca verbalmente sus habilidades, reconócele sus éxitos y nunca lo presiones a hacer más de lo que sabes que es capaz de hacer.

TÉJELE UNA RED DE CONEXIÓN

Un niño debe sentirse seguro, aceptado, respetado y amado. Por eso es importante que participe en actividades grupales que se realicen en ambiente seguro, incluyendo reuniones familiares donde se discutan conflictos de manera justa y abierta.

CULTÍVALE LA EMPATÍA

No se trata solo de enseñarlo a ponerse en lugar ajeno sin desmoronarse emocionalmente por los problemas de otros, sino a evaluar la importancia que tiene comprender las circunstancias que viven las personas a su alrededor. Tú debes ayudarlo a interpretar lo que ocurre en su entorno.

ABÓNALE EL AUTOCONTROL

Puedes ayudar al niño a desarrollar el autocontrol estimulando el diálogo y el reconocimiento de las emociones a través de interrogatorios inteligentes, pidiéndole que describa con sus propias palabras los sentimientos que lo agobian y advirtiéndole que aunque las emociones lo toman desprevenido, solo él puede manejarlas.

FÓRJALE CONCIENCIA GLOBAL

No estamos solos en el mundo y nuestras acciones repercuten en la vida de otras personas. Un niño puede entender este concepto con facilidad cuando, por ejemplo, se le explica con ilustraciones el ciclo de vida en el medio ambiente.

DESARRÓLALE LA PLASTICIDAD

No se trata de aceptar de manera incondicional todas las circunstancias de la vida, sino de aprender a adaptarse a los diferentes escenarios que nos plantea el entorno. Por eso es importante abrir foros de discusión y tormentas de ideas entre padres e hijos, de donde surgirán soluciones y toma de decisiones con la participación del niño.

HABILÍTALO PARA CONFRONTAR

O le hacemos frente a los problemas o fracasamos sin haber intentado superar los conflictos. Para desarrollarle al niño habilidades de confrontación debes acompañarlo en la interpretación del obstáculo y la toma de decisiones, explicarle que no se vale evadir las dificultades y estimularlo en sus luchas, gane o pierda la batalla.

PREPÁRALO PARA LA IMPERMANENCIA

Todo comienzo tiene un fin. El ciclo de vida sustenta esta afirmación. Por eso hay que enseñarle al niño que el planeta se mueve, la vida cambia y las etapas terminan para dar paso a otra. Por ejemplo, celebra con tu hijo cada feliz cierre de ciclo escolar y, frente a experiencias de muerte, en lugar de esconder la tristeza, enséñalo a ser fuerte explicando lo sucedido con palabras sencillas.

ENSÉÑALO A USAR RECURSOS EMOCIONALES

Cada experiencia de vida enfrenta a situaciones que nos obligan a resolver desde problemas sencillos hasta conflictos complejos. Es ideal que desde pequeño ayudes a tu hijo a reconocer sus emociones y cómo reacciona frente a ellas, evaluando juntos los beneficios de una o de otra actitud. No olvides que el ejemplo es una de las herramientas más efectivas de la enseñanza.

Referencia lavidalucida.com



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más