Publicidad

izquierda

sábado, 21 de enero de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | En Forma

Cómo evitar sobredosis de ejercicio físico

Una cosa es abandonar el sedentarismo para alejar las enfermedades, y otra cosa es abusar del ejercicio físico a riesgo de morir por sobredosis


Fecha: 03-11-2016

Etiquetas: disciplina deportiva, entrenamiento físico, sedentarismo, diabetes, enfermedad cardiovascular, medicina deportiva


Cómo evitar sobredosis de ejercicio físico
No esfuerces al cuerpo a tanto ejercicio. (Créditos: Archivo)

Por: Adriana Boccalon @aboccalon

 



Aunque la evidencia científica indica que inactividad y sedentarismo son factores de riesgo para un amplio abanico de patologías, la gente debe incorporar la práctica deportiva progresivamente de acuerdo a condición física, para que el ejercicio no termine pasándole una lamentable factura.

Es cierto que el sedentarismo se ha convertido en el gran promotor de sobrepeso y obesidad, de diabetes y de enfermedad cardiovascular en sociedades como la nuestra, donde además se han multiplicado los deportistas recreacionales que practican disciplinas de alto nivel de resistencia, como ciclismo, maratones, carreras de aventura y tanto más.

Pero, ¿podría el deporte de alta intensidad dejar de aportar beneficios a la salud? Esta es una gran interrogante que la ciencia médica se propone desvelar, pues el exceso en la práctica habitual de un deporte no solo hace a la persona dependiente de esa dosis, sino que además la expone a los riesgos del síndrome de sobre entrenamiento, cuando no la pone al borde de la muerte súbita.

UNA RECETA POR PERSONA

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud, OMS, es que todas las personas se pongan en movimiento entre moderado y vigoroso, un mínimo de 150 minutos a la semana, para disminuir causas de mortalidad y factores de riesgo de enfermedades asociadas al sedentarismo.

Sin embargo, un estudio preciso realizado por la docente-investigadora Margarita Pérez, especialista de Fisiología del Ejercicio, añade algunos detalles que complementan la recomendación de la OMS, aunque hay que aclarar que son recetas que no valen a todos por igual. Veamos:

*Entre 6 y 7 horas de ejercicio a la semana para reducir el riesgo de padecer cáncer

*Más de 3 horas a la semana para reducir la posibilidad de desarrollar enfermedad cardiovascular

*Y poco más de 2 horas de ejercicio a la semana para prevenir la diabetes y mejorar el funcionamiento del sistema endocrino

LAS 3 ETAPAS DEL DESBALANCE

Deportistas recreacionales que se apuntan a alguna actividad física deben comprender la importancia de iniciarse bajo la supervisión de un médico especialista o de un entrenador calificado, para evitar tanto el riesgo de muerte súbita como las consecuencias del exceso de ejercicio en organismos que no están habituados a los entrenamientos.

El desbalance entre esfuerzo físico y tiempo de recuperación del organismo produce el síndrome de sobre entrenamiento´, asociado además a otras causas como duración de temporada deportiva, monotonía en el entrenamiento, falta de refuerzo positivo y elevado nivel de estrés competitivo. Veamos las 3 etapas de este desbalance:

1-FUNCIONAL

Los síntomas son muy sutiles, aunque a veces se observa una mejora dramática y repentina en el desempeño deportivo, que hace pensar en progreso efectivo hasta que una lesión física marca el inicio de la segunda etapa. Hay que vigilar fatiga, trastornos de sueño y hambre anormal o antojos.

2-SIMPÁTICO

Avanzan a esta etapa los deportistas que utilizan exceso de velocidad o fuerza en sus entrenamientos y que además llevan un estilo de vida bajo mucho estrés. Un examen hormonal ayudaría a detectar altos niveles de cortisol, perfectamente modificable con dieta y nuevo plan de entrenamiento. Hay que vigilar elevación del ritmo cardíaco en reposo, acompañado de inquietud y sobre excitabilidad.

3-PARASIMPÁTICO

El ´sobre entrenamiento simpático´ se asocia al agotamiento de ciertos factores nerviosos y hormonales, y se caracteriza por la pérdida de deseo de entrenar y competir, depresión, agotamiento y facilidad para lesionarse. Cuando un atleta, sea élite o recreacional, llega a esta etapa, su recuperación es una tarea muy difícil.

ENTRENAR SIN PRISA, PERO SIN PAUSA

Abandonar el sedentarismo y dar inicio a la actividad física habitual es una decisión que merece aplausos. Sin embargo, hay que saber administrar el entusiasmo para poder sacarle buen provecho a las bondades naturales de una disciplina deportiva que nos ponga en movimiento.

La recomendación general de los especialistas en medicina deportiva, es que nadie debe iniciarse en el ejercicio físico sin conocer su nivel de tolerancia a los entrenamientos y que éstos se incrementen progresivamente, sin prisa pero sin pausa, y bajo supervisión de acuerdo a la condición de cada quien.



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más