Publicidad

izquierda

sábado, 24 de junio de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Bienestar

Claves para mantener el control emocional

Una conducta reactiva puede salvarnos la vida, pero una respuesta emocional descontrolada genera ansiedad y depresión


Fecha: 18-04-2017

Etiquetas: emociones, bienestar emocional, reacciones negativas, angustia y ansiedad


Claves para mantener el control emocional
Si es posible mantener el control emocional. (Créditos: Archivo)

Por: Adriana Boccalon

 



Si eres del tipo de persona que suele perder el control emocional con mucha frecuencia, lo más recomendable es que desarrolles la habilidad de hacer una pausa para evitar acciones impulsivas que, a la larga, te generarán un estado de angustia y depresión que puede tornarse crónico.

En este mundo complicado hay múltiples factores que nos ponen ´de a toque´, que nos colocan a diario al borde de perder el control emocional y provocar respuestas impulsivas que, en principio, proporcionan una agradable sensación de placer.

Sin embargo, muchas veces estas conductas reactivas se transforman en conductas de riesgo, pues detrás de la sensación de placer que se disfruta, surgen a la larga efectos negativos como baja tolerancia a la frustración, problemas de amor propio y autoestima, falta de concentración, desorganización e incapacidad para planificar las actividades.

LA OPINIÓN DE UN EXPERTO

El Dr. Daniel Goleman -psicólogo reconocido por su teoría sobre la Inteligencia Emocional y autor de un libro homónimo- explica que en la conducta reactiva solo interviene el factor emocional, nunca el racional.

Por eso, la mente no interioriza lo que ocurre, no aprende de la experiencia. Se pierde la objetividad sobre el beneficio o el perjuicio de la acción y, en consecuencia, nunca se sabe hacia dónde puede derivar esa falta de control emocional.

Por supuesto, Goleman explica que no toda impulsividad es nociva porque a veces es un mecanismo de defensa que evita males mayores, especialmente cuando nos percatamos o intuimos que estamos frente a un peligro real.

Entre otras características, una persona impulsiva tiene dificultad para aceptar los límites, poca tolerancia al estrés y sentimiento de frustración. Un individuo reactivo se apega a la conducta impulsiva para evitar el dolor o el miedo que le produce la angustia y la ansiedad, y así salvarse de la sensación de vacío interior que le provoca un entorno decepcionante y amenazador.

CÓMO TRABAJAR LA IMPULSIVIDAD

Para aprender a gestionar el autocontrol emocional es importante conocer y reconocer tanto los estados de ánimo como las conductas impulsivas, para aplicar estrategias de prevención o encaminar las acciones adversas hacia actitudes positivas. Veamos:

APRENDE A INTERPRETAR

Tienes oportunidad de interpretar objetivamente qué está ocurriendo, mientras la intensidad de la emoción que provoca la reacción impulsiva aún está en baja sintonía. Entonces, apela a la consciencia y descubre qué está provocando esa emoción para que puedas reducir su significado negativo.

HAZLE TRAMPA A LA EMOCIÓN

No se trata de que tú caigas en tu propia trampa, sino en utilizar todos los recursos que tengas a mano para que te desvincules de la emoción adversa, poniendo toda tu atención en pensamientos positivos que lograrán restarle intensidad al sentimiento que te produce turbación.

ECHA UN VISTAZO AL FUTURO

Claro que el Dr. Goleman es de los psicólogos que apuestan al momento presente, ´al aquí y el ahora´, pero frente a condiciones de ansiedad, enfado y frustración por la falta de control emocional, sugiere echar un vistazo al futuro más inmediato para desviar la atención y recuperar el autocontrol.

MEDITA CON FRECUENCIA

Cuando la intensidad de las emociones que provocan conductas reactivas es muy fuerte, de poco vale tratar de relajarnos. En estos casos, el experto recomienda aplicar la técnica de la meditación para disminuir la activación de la amígdala cerebral que controla las emociones y, de esta manera, prevenir pensamientos nocivos y controlar las conductas impulsivas.

EVITA EL AUTO-ENGAÑO

Lo que realmente te ayudará a lograr ser una persona equilibrada emocionalmente, es aprender a reconocer cuáles son tus emociones negativas, bajo qué circunstancias surgen y cómo reacciones cuando aparecen. Pero, para que este ejercicio funcione en positivo, debes ser honesto y evitar el auto engaño.

ATIENDE TU BASURA EMOCIONAL

Según el Dr. Daniel Goleman, una de las formas más afectivas de trabajar el autocontrol emocional es colocar a lo largo de la jornada, en un tobo imaginario, todo aquello que nos agobia, toda la ´basura emocional´, y dedicarle solo 20 minutos al final del día a pensar en lo que hemos recogido. Y, el resto del día, darle cabida solo a los pensamientos positivos que favorecen el bienestar.



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más