Publicidad

izquierda

miércoles, 26 de julio de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Firmas > Así lo veo yo





Otra cara de Jesucristo

“Últimos días en el desierto”, película que narra sus 40 días en el desierto sometido a las tentaciones del diablo, lo muestra en una lectura más cercana a lo humano que a lo divino


Fecha: 07-04-2017


 


Otra cara de Jesucristo
Reflexiones terrenales. (Créditos: Archivo)

Por: Aquilino José Mata aquilinojmata@hotmail.com @aquilinojmata



Tras casi cuarenta días de ayuno y oración en el árido e inhóspito desierto, Jesucristo se ve acosado por un enemigo mucho peor que la fatiga y las alucinaciones, provocadas por el hambre y la sed, que convierten cada paso que da en un esfuerzo insoportable. Se trata del diablo, que deseoso de provocarlo pondrá ante él todo tipo de tentaciones. A pesar de ello, Jesús, que afronta las últimas y más duras etapas del periplo, se enfrentará a él como prueba definitiva de que su fe es inquebrantable.

El director colombiano Rodrigo García -hijo del premio Nobel Gabriel García Márquez- relata en su más reciente película, Últimos días en el desierto, el final de los cuarenta días que, según la tradición bíblica, Jesucristo pasó en el desierto. Lo hace desde una perspectiva elegante y sobria, apoyada en la fotografía del oscarizado Emmanuel Lubezki, en la que destaca el lado más humano de un hombre que tendrá que enfrentarse a las tentaciones del diablo mientras discute sobre el destino de una familia en crisis.

De este modo, García transforma el relato bíblico en una historia en la que, si bien no elude cuestiones espirituales, se centra en las relaciones entre padres e hijos y en asuntos más terrenales, como el respeto, la madurez y el enfrentamiento entre la llamada divina del alma y el deseo individual de realización personal.

Ewan McGregor (Trainspotting, Moulin Rouge) aborda uno de sus grandes retos como actor e interpreta al mismo tiempo a Jesús y al Diablo, mientras que Ciarán Hinds (Silencio), Tye Sheridan (X-Men: Apocalipsis) y Ayelet Zurer (Ben-Hur) dan vida a una familia a punto de romperse.

Reflexiones terrenales

Pero no todo en Últimos días en el desierto es ver a Ewan McGregor, como Jesucristo, haciendo reflexiones en voz alta. Rodrigo García, inspirado en un guion escrito por él mismo y que se toma la libertad creativa de imaginar un escenario que no forma parte de las escrituras sagradas, eventualmente pone a su protagonista en medio de la dinámica familiar de un padre y su joven hijo, varados en el desierto que circunda Jerusalén durante los días de agonía de su esposa y madre, respectivamente.

Es en esta situación en la que el realizador colombiano pone a su protagonista verdaderamente a prueba. Lo vemos en medio de una familia al borde de la desintegración que, aunque nunca pone en cuestionamiento su fe, sí le permite mostrar al personaje como un misericordioso rebelde. Al mismo tiempo,  intentará velar por la unión del trío que le da refugio y apoyar los deseos de independencia del hijo de la pareja, cuya ambición es positiva, pero contraria a los deseos de su padre. Esta dinámica lo mete en una serie de dilemas existenciales que ponen en juego su búsqueda espiritual contra sus pulsiones más humanas, como la rabia o, incluso, el deseo carnal.

García no se decanta por subir a Jesús en un pedestal de deidad o mártir, sino que, al contrario, lo coloca como un ser humano con sus virtudes y contradicciones, como el que interpretó Willem Dafoe en La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese, quizá la película más cercana, en forma y fondo, a Últimos días en el desierto.

No es un filme religioso

Finalmente, hay que decir que existe un gran mercado de películas espirituales y religiosas cuya agenda es clara. Ciertamente no se trata de trabajos enfocados al cinéfilo promedio y, a pesar de que en ocasiones se traducen en proyectos de gran éxito en la taquilla -como recientemente lo fue Milagros del cielo, protagonizada por Eugenio Derbez, Jennifer Garner y dirigida por Patricia Riggen-, su verdadero público se encuentra entre aquellos creyentes que buscan en la pantalla grande afianzar su fe.

Esto último a veces juega en contra de los intereses de aquellos menos apegados a cualquier religión, que muchas veces rehúyen de estos materiales. Pero no es así en este caso, porque a pesar de contar con uno de los personajes religiosos y espirituales por excelencia en el rol principal, Últimos días en el desierto no es necesariamente un filme religioso y pensarlo como tal podría alejar a los amantes del cine de una grata sorpresa. Ojalá podamos verla pronto en Venezuela.

 



Posts Anteriores



Aquilino José Mata

Así lo veo yo

Periodista especializado en artes, turismo y espectáculos. Premio Nacional de Periodismo




Publicidad


Publicidad





Especiales

[CMSDataProperties.LoadTransformation]: http://server/CMSTransformations/fd039893-3c05-43cb-8d68-afbb3b1ddac8/CC/Multimedia/EspecialesCaja.ascx(4): error CS0103: The name 'URLEspecial' does not exist in the current context
 
 


Ver más