Publicidad

izquierda

jueves, 19 de enero de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Firmas > Cine para llevar





¿Es válida la censura en el cine?

El pasado mes de diciembre, una orden judicial prohibió la proyección de la película “El Inca” de Ignacio Castillo Cottin


Fecha: 04-01-2017


 


¿Es válida la censura  en el cine?
La cinta sigue en censura. (Créditos: Archivo)

Por: Luisa Ugueto @luisauguetol


El pasado mes de diciembre, una orden judicial prohibió la proyección de la película “El Inca” de Ignacio Castillo Cottin. Según nota de prensa, esta medida se tomó como parte de un amparo constitucional introducido por los familiares de Edwin “El Inca” Valero alegando que la cinta atenta contra su honor y vida privada.

La contraparte se defendió con un comunicado donde expresa lo siguiente: “nuestra producción audiovisual es una obra artística basada en una figura pública y en hechos notorios, su vida fue documentada y se han reseñado diversas visiones de la misma. “El Inca” es una interpretación de esta historia, en la cual su autor ejerciendo su derecho de libertad de expresión, ha presentado su visión sobre el asunto” refieren en dicho texto.

El uso de historias y personajes reales para alimentar las ficciones cinematográficas no es nuevo ni en nuestro país ni en otros lugares del mundo. Sin embargo, en los últimos años se han puesto muy de moda las series de televisión, películas y otras representaciones artísticas sobre personajes públicos, no estando éstas necesariamente apegadas a “la verdad”, en su mayoría son obras que toman hechos conocidos por todos para mostrar el punto de vista de su autor sobre un personaje determinado.   

En Venezuela lo hizo recientemente Diego Rísquez en su película “El malquerido”, la cual –según los entendidos- está llena de incontables inexactitudes que pueden quebrantar “el honor” de algunas de las personas reales que se mencionan en dicho filme.  Así mismo, hace unos años Ángela Bassett filmó “Whitney” una biopic sobre la cantante Whitney Houston llena no sólo de imprecisiones sino también plena en detalles escabrosos sobre la vida privada de la artista.

Y es que cuando se toma una persona real y pública para recrear una ficción cinematográfica siempre se corre el riesgo de herir susceptibilidades, ya que el director y el guionista cuentan una historia generalmente basados en su particular punto de vista. 

La familia de Edwin Valero mostró su inconformidad con la película de Cottin en diversos medios antes de su prohibición. Los familiares de Whitney Houston en su momento también objetaron la cinta de Bassett (que particularmente me parece pésima) aduciendo que “lesionaba la moral” de la cantante. Sin embargo, nada pudieron hacer al respecto, más allá de mostrar su inconformidad.

Algunas representaciones artísticas basadas en personajes públicos se toman licencias, que muchos pueden calificar de excesivas o degradantes, pero que en realidad no atentan contra la vida privada, ya que la mayoría de los personajes públicos carecen precisamente de eso. Sus vidas son expuestas de todas las formas posibles.

Por más dolorosos que sean los hechos en los que está inspirada “El Inca” no parecieran lesionar “la moral” o “la privacidad”, ya que las circunstancias de su vida y de su muerte son del dominio público, y sobre las que incluso ya se ha escrito (hay un libro, reportajes) y se ha hablado hasta el hartazgo en diversos medios no sólo en Venezuela, sino a nivel mundial, debido precisamente a la proyección internacional que tuvo Edwin Valero.

Si bien es cierto que muchos realizadores “utilizan” a ciertos personajes precisamente por el morbo que despiertan, ya que vende mucho más la tragedia que otro tipo de relato, más allá de las razones que motiven la realización de un filme y el tema que refleje, la calidad cinematográfica o el interés que despierte –o no- en el público debería ser determinado precisamente por la gente.  

Censurar una cinta es negarle la posibilidad al público de forjar su propia opinión, cada obra debería tener la oportunidad de hundirse o salvarse sola.

Si la cinta sobre la vida de “El Inca” no posee calidad cinematográfica, es fraudulenta u ofensiva, que cada quien saque sus propias conclusiones.  Nadie debe proteger al público de ejercer el libre albedrio de elegir que ver.

En cuanto a la familia, es comprensible su posición, sin embargo, deberían tratar de entender que una tragedia de esa magnitud no puede ocultarse debajo de la mesa, ya que de hecho, ha sido ventilada por todos los medios en formas quizás mucho menos afortunadas que como lo hace Castillo Cottin en su película.

No obstante, este hecho abrió un  debate,  supongo que cada uno tendrá su propia opinión.

Hace poco también, la cantante Gloria Trevi, se vio consternada por la película que se hizo sobre su vida e incluso habló de demandar a los realizadores, sin embargo, después cambió completamente de opinión “cuando la película salió, muchos fans me dijeron que sabían que no era exactamente mi vida, porque reconocían dónde era yo y dónde no, pero que la historia tenía presencia; y me di cuenta de que sí, porque no es un documental y emplea licencias dramáticas, como se hace siempre en el cine” dijo en una entrevista para la Revista Hoy en 2015.



Posts Anteriores



Luisa Ugueto

Cine para llevar

Licenciada en Letras. Crítico de cine. "La curiosidad es insubordinación en su más pura forma" V. Nabokov. 

 




Publicidad


Publicidad





Especiales

[CMSDataProperties.LoadTransformation]: http://server/CMSTransformations/fd039893-3c05-43cb-8d68-afbb3b1ddac8/CC/Multimedia/EspecialesCaja.ascx(4): error CS0103: The name 'URLEspecial' does not exist in the current context
 
 


Ver más