Publicidad

izquierda

domingo, 20 de agosto de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Actualidad

Una espía todo terreno

Charlize Theron llega a la cartelera venezolana con “Atómica”, en donde encarna a una agente que enfrenta una peligrosa misión en el Berlín de 1989, días antes de la caída del muro


Fecha: 04-08-2017

Etiquetas: Cartelera, Visceral, Cine


Una espía todo terreno
(Créditos: )

Por: Aquilino José Mata

 



Lorraine Broughton es la joya de la corona de los servicios de inteligencia británicos. A sus grandes dotes para el espionaje se unen una sensualidad y garra fuera de lo común, que serán puestas a prueba en una peligrosa misión en Berlín, una ciudad a punto de explotar y donde la traición está a la orden del día. Para conseguir un valioso informe, que ya se ha cobrado la vida de un compañero, formará equipo con el jefe de estación, todo un experto en sobrevivir en este mortífero juego de espías.

La Berlín de 1989 al borde de la caída del muro, convertida en el epicentro del espionaje internacional, es el escenario de excepción para que el director David Leitch (junto a Chad Stahelski dirigió John Wick) sitúe una trepidante trama de agentes secretos, llena de acción brutal, sensualidad y peligro.

Atómica, que así es el título de este filme, ya exhibiéndose en Venezuela,  supone el debut en solitario de Leitch, quien adaptó la novela gráfica The Coldest City, de Antony Johnston y Sam Hart, en una producción de elegante factura y violencia hiperrealista, apoyada en una sólida intriga y espectaculares escenas de tiroteos y peleas cuerpo a cuerpo.

Charlize Theron (Rápidos y furiosos 8) vuelve a convertirse en una heroína dura, que derrocha fiereza y sex appeal en su papel de la implacable agente Broughton. La acompañan en el reparto James McAvoy (Fragmentado), John Goodman (Kong: La Isla Calavera) y Sofia Boutella (La Momia), entre otros.

Audaz y visceral

Como ya apuntamos, corre el año 1989 y faltan ape­nas unos meses para que el Muro de Berlín se venga abajo, clausurando todo un orden geopolítico del mundo. Sin embargo, aún no ha llegado el decisivo momento y las cosas pa­recen estar más revueltas que nun­ca. Un agente encubierto del MI6 ha aparecido asesinado y las repercu­siones podrían ser, a muchos nive­les, catastróficas. Y es que él estaba intentando hacer llegar a Occidente una lista que contenía el nombre de todos los agentes encubiertos que trabajan en el Berlín oriental.

Es por ello que nuestra espía, habilidosa y de mé­todos más bien heterodoxos, será reclutada para com­pletar la peligrosa misión. De esta manera, se sumergirá en un com­plejo mundo de identidades dobles, donde no existen verdades absolu­tas ni realidades fiables.

Sus corre­rías berlinesas la llevarán, tanto a sentir un deseo irrefrenable por una sensual espía, como a terminar du­dando de sus propios superiores, a la postre tan carentes de escrúpulos como los altos mandos del decaden­te bloque comunista. Visceral y car­gada de audacia visual, Atómica as­pira a llamar la atención, tanto de los aficionados a las viejas películas de espías, como de quienes tienen debi­lidad por el cine de acción con toques mo­dernos.

Atómica se pretende tan desenfrenada como Venganza (2008) y tan crítica como El espía que llegó del frío (1965), y es evidente que aspira a iniciar una saga. Demasiadas ambiciones quizás para una propuesta que, en última instancia, solo resulta convincente cuando presume de sus escenas de tiroteos, peleas y persecuciones en largos planos secuencia.

Charlize Theron hace lo indecible para resultar convincente como espía encargada de recuperar en Berlín una lista comprometedora de agentes dobles, pero quien acaba por destacar, algo ya habitual, es James McAvoy, uno de los altores más sólidos de la más reciente camada.

En el cine de acción se tiende a proteger a los personajes femeninos, incluyendo los más fuertes, pero Atómica trata a su protagonista como si fuera uno masculino, sin apartarlo de los peores golpes. Las heridas y magulladuras que vemos a posteriori en el rostro de Lorraine pueden no ser reales, pero al parecer la entrega de Theron fue tan plena que se rompió alguno que otro diente. “Ya voy por mi cuarta endodoncia”, avisaba en marzo en la CinemaCon de Las Vegas. Sin duda, una razón de peso para disfrutar su quehacer en esta vibrante película.

  



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más