Publicidad

izquierda

jueves, 19 de enero de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Actualidad | Aniversario

Un peludo debuta en casa

El primer contacto y siguiente relación del niño con la mascota que llega a casa debe estar delimitada por una serie de pautas en procura del bien de ambos, tanto del animalito como del pequeño o pequeña


Fecha: 27-06-2016

Etiquetas: primera mascota de un niño, niño y mascota


Un peludo debuta en casa
El infante no debe ser el único responsable del animal. (Créditos: Google.)

Por: Redacción Dominical

 



-La primera es crucial: los niños no deben ser los responsables exclusivos de la mascota, deben tener tareas vinculadas con ella porque es un miembro de la familia, pero no se debe adjudicar al niño las obligaciones de poner la comida, sacarlo a pasear, o limpiar a diario las bandejas de los gatos o los periódicos de los perros. Si el niño es el responsable  y las olvida, se corren varios riesgos: que el animal sufra abandono estando en un hogar y que la familia decida “salir” de él como castigo al niño.

-Las mascotas no son juguetes: llevar una mascota a casa por insistencia y capricho de un niño es un error. Las mascotas deben llegar al hogar con el aval de toda la familia y por decisión responsable de todos. Recordemos que los cachorros crecen y merecen permanecer dignamente en el hogar que los recibe toda su vida (12 - 15 años), de tal forma que la pequeña bola de pelos que tenemos en frente será un anciano también y sus necesidades en todas sus edades deben ser cubiertas por nosotros.

-Los cachorros rompen o pueden romper cosas porque están aprendiendo, porque les pican sus encías, porque limar sus uñas es una necesidad (en caso de los gaticos), porque están aburridos; por lo tanto, somos los humanos quienes debemos enseñar, nunca a golpes.

-Los cachorros ensucian: hacen sus necesidades y nosotros debemos enseñar pacientemente dónde hacerlas. No aprenden solos ni con malos tratos.

-Los cachorros necesitan jugar: si no queremos que un animalito juegue no lo tengamos. Los juegos son las herramientas de la naturaleza para aprender. Se debe estimularlos con el juego.

-No permita al cachorro hacer lo que no podrán hacer cuando sean adultos. Si no tendrá permiso para subir al sofá o la cama, no se debe consentir que lo hagan cuando es pequeño.

-Los cachorros son los niños del reino animal: maltratar a un cachorro equivale a pegarle a un niño, en vez de aprender lo que debe hacer, solo aprende a temer  y el miedo no conlleva respeto. Se les debe respeto a los bebés de la naturaleza, a los “niños” de todas las especies.



Notas Relacionadas

    - Aùn no hay contenido relacionado a esta nota.

Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más