Publicidad

izquierda

domingo, 20 de agosto de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Actualidad

Peludos en casa

Todos los días escuchamos a los padres decir que desean que sus hijos sean mejores que ellos, que tengan mejor educación formal, que sean más sanos, más felices y mejores personas, una de las lecciones más importantes que habrán de impartir en sus hijos es la de ser solidarios y leales y que estos valores no son abstractos ni teóricos sino que, por el contrario, se aprenden en la vida diaria, con el comportamiento de todos los días


Fecha: 09-07-2017

Etiquetas: mascotas, niños, hogar, animal, casa


Peludos en casa
(Créditos: )

Por:

 



Tener mascotas es una bendición… son como niños pero de cuatro patas… inocentes y dulces, tremendos, traviesos, curiosos. Están en pleno proceso de aprendizaje… deben aprender qué pueden hacer y qué no, con qué pueden jugar y con qué no. Dónde hacer sus necesidades, cómo caminar con correa; asomarse por la ventana pero cuidar de que no se caigan. Deben aprender lo que significan algunas palabras como “NO”, “ven aquí”, “sentado”, “a comer”… igual que nosotros… Deben aprender el mundo y nacen –como nosotros, inocentes, frágiles, dependientes y con predisposición extraordinaria a la felicidad-. Tener una mascota es opcional y voluntario. Nadie nos obliga a llevar un gato o un perro a nuestro hogar, pero si lo hacemos es para toda la vida. Llevar un animal a casa se parece mucho a esa promesa que se hacen los enamorados: “en la salud y la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte los separe”. Las lecciones más importantes en la vida suelen ser sencillas: ser solidario, actuar responsablemente; dar la cara por quienes dependen de nosotros; hacer bien las cosas, pedir ayuda si no podemos solos, sentir compromiso con la vida cuando vemos a alguien enfermo (persona o animal), ayudar. Esas son enseñanzas profundas que nos hacen mejores personas, que nos ayudan a tener mejores hijos, que llenan países de gente buena que pueden cambiar el mundo de uno hostil y difícil en uno mejor y más amable. Nadie ha dicho que los compromisos sean sencillos de cumplir, pero debemos pensar muy bien que cada acción que tomamos en familia marca las emociones y la escala de valores de esa misma familia. Si frente a una dificultad, reaccionamos con irresponsabilidad, estamos creando, reproduciendo individuos irresponsables. PARA NADA MATERIALISTAS. A algunos se les ve con vestidos, lentes, gorras, franelas, lazos y demás artilugios que responden más a particulares gustos y tamaño del bolsillo del dueño. Y, la verdad, se ven coquetísimos. Y no está demás que, quienes puedan y lo crean pertinente, los mimen de ese modo. Pero los regalos que más agradecen los perros y gatos no tienen precio: cariño, protección, cuidado, respeto y salud. Una visita periódica a la peluquería canina, por ejemplo, es conveniente además de por la apariencia de alguna raza en particular, por la limpieza que el corte de pelo permite, la eliminación de nudos en los perros o gatos con mucho pelaje, la batalla contra las pulgas y garrapatas y hasta por la protección contra el calor durante los meses más calurosos del año, puesto que ellos, a diferencia de nosotros, no vienen con un termostato incorporado. También abundan las tiendas que ofrecen desde los artículos más necesarios (como pecheras, collares, camas, portadores de mascotas, etc.), hasta los más frívolos (lentes, ropa, medias, lazos, sombreros, uniformes de equipos de béisbol y un sinfín de detalles para andar de lo más “in”). Lo inimaginable puede conseguirse en el variopinto mercado de mascotas. Lo otro, lo esencial, lo que hace feliz a un animal de compañía, sólo está disponible en el anaquel de sus emociones y sentido de responsabilidad para con estos magníficos compañeros de cuatro patas. REGALOS IMPRESCINDIBLES - Regale vida. Si aún no tiene un perro o un gato, pruebe adoptarlo. Ahorita mismo miles de estos fieles animales esperan, generalmente desparasitados, esterilizados, vacunados y sanitos por una familia en los distintos refugios, fundaciones y particulares sensibilizados por los perros desamparados. De todos los tamaños, razas, edades y colores. La adopción, además darles la oportunidad a estos canes de tener un hogar, permite a sus protectores ayudar a muchos otros abandonados que ocuparán su lugar. Eso sí, no adopte sólo porque no tiene suficiente dinero para comprar un can o minino de raza, por impulso, o porque en un momento dado tiene tiempo libre o necesidad de compañía. La adopción implica una responsabilidad de dedicación y afecto. Y también requiere de un presupuesto básico para garantizarle salud y alimentación al animal. - Salud. Es fundamental seguir las rutinas de vacunación y desparasitación. Asimismo, es conveniente, aunque el animal no esté enfermo, realizar una visita anual al veterinario para que éste evalúe su estado de salud general. Es la mejor manera de evitar enfermedades o detectarlas en fases precoces. - Paseos periódicos, mimos y juegos. Su mascota necesita distraerse y de mucho afecto y juegos. - Alimentación. La comida de las personas no siempre es buena para ellos. Lo mejor es ofrecerles piensos y alimentos específicos. Aunque la mayoría de las veces nuestros alimentos no les causan daño, se debe evitar dar leche de vaca a los gatos (les da diarrea) o carne cruda a mininos y perros. Éstos tienden a esconder trozos para ingerirlos posteriormente. Dichos 'tesoros' pueden convertirse en un foco bacteriológico peligroso. RECUADRO Enseñar responsabilidad Si tenemos un animal y este enfermó: llevémoslo al médico, de la misma forma que necesitamos nosotros ir al médico si algo nos duele; si nuestra mascota envejeció, tratémosla con más cariño todavía porque seguro le empiezan a doler sus huesos, sus ojos tendrán cataratas y verá menos, necesitará que su comida sea más blanda, como nosotros, que también necesitamos más ayuda cuando envejecemos; si nos mudamos a un lugar más pequeño, de todas formas hagámosle su rinconcito, siempre será mejor vivir apretaditos que provocarle dolor a un animal por el abandono o la muerte si le dejamos en la calle. Actuar con bondad siempre nos llevará a tener una mejor vida y enseñará a nuestros hijos el valor de la acción y de vivir responsablemente. DESTACADOS Actuar con bondad siempre nos llevará a tener una mejor vida Adoptar una mascota es un gesto de bondad, pero sobre todo, de conciencia Educa a tus hijos mediante el buen trato a las mascotas


Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más