Publicidad

izquierda

miércoles, 29 de marzo de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Actualidad

Aprende a vivir bien

Aunque está asociado a sueños y fantasías, ilusionarse ayuda a desarrollar conductas felices para materializar historias a pesar de las adversidades


Fecha: 27-10-2014

Etiquetas: emociones, sentimientos, sueños


Aprende a vivir bien
La ilusión te ayudará a conseguir el bienestar. (Créditos: Archivo)

Por: Adriana Boccalon @aboccalon

 



El diccionario de la Real Academia Española define la ilusión como un “concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos”.

Esta definición tiene sentido porque el vocablo ´ilusión´ viene del latín illusio-ionis, que significa engaño o distorsión de la percepción de los sentidos.

Por eso relacionamos las ilusiones con sueños y fantasías, con una percepción intangible ligada a emociones, pensamientos y actitudes capaces de generar cambios positivos en nuestras vidas.

DE ILUSIONES TAMBIÉN SE VIVE

Una segunda definición de ilusión -también del diccionario de la RAE- define el vocablo como “esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo”.

¡Y es que de ilusiones también se vive! Estos sueños y fantasías generan conductas y comportamientos optimistas. Quien tiene ilusiones, tiene esperanzas.

Al respecto, la psicóloga clínica Lecina Fernández comenta que aunque cada quien le da a la ilusión su propio significado, para todos es como una semillita que germina alegría, esperanza, motivación  y ganas de vivir.

Gracias a las ilusiones podemos creer en los sueños, sentirnos capaces para diseñarlos y alcanzar lo imaginado. Dice la especialista que tener ilusiones ayuda a desarrollar conductas felices para materializar los sueños a pesar de las incertidumbres y las adversidades.

ILUSIÓN CONSTRUYE FUTURO

Algunas personas confunden la ilusión con la motivación. Sin embargo, la psicóloga aclara la diferencia señalando que “cuando tenemos ilusión estamos motivados, pero no siempre que estamos motivados tenemos ilusión”.

Son muchos los rasgos que distinguen ambos conceptos. Por ejemplo, la motivación se centra más en el presente, mientras que la ilusión es la herramienta que nos acompaña en la construcción del futuro.

Agrega que para estar motivados hay que buscar un argumento, mientras que es la propia ilusión la que conlleva el ánimo, el deseo y el mismísimo argumento.

A la motivación le acompaña pensar que al final obtendremos un premio, una recompensa. En la ilusión no se sabe si habrá recompensa. Perseguir el sueño es el premio aunque nunca se materialice la fantasía, pues en realidad la ilusión habita en la imaginación.

LA ILUSIÓN NO ES UNA CÁTEDRA

Los valores, las conductas y las fortalezas del ser humano se pueden cultivar y potenciar, y como la ilusión es una actitud que asumimos en la vida, pues entonces también se puede aprender y fortalecer como una aliada ´del buen ánimo, del entusiasmo y de la felicidad.

La ilusión no es innata. No nacemos con el gen de la ilusión. Sin embargo, hay características personales que sí nos hacen más susceptibles a la alegría y al optimismo, y a la capacidad para soñar, para diseñar proyectos y desarrollar ideas, y para ilusionarnos a medida que crecemos.

No existen cátedras de ilusión. No es una materia que se imparta en ningún salón de clases. Sin embargo, la capacidad para ilusionarnos se aprende, se abona, se desarrolla, se contagia y cada quien le da su propio significado.

¿SE PUEDE VIVIR SIN ILUSIÓN?

Claro que se puede ´sobrevivir´ sin ilusiones. Pero, ¿no es acaso mucho mejor darle un sentido positivo a la existencia bordándola con ilusiones?

Todos lo sabemos, pero recuerda la psicóloga que no es igual la vida con ilusión que sin ella, pues en ocasiones sirve para que la vida sea más agradable y atractiva y, en otras, para que no sea tan fea y pesimista.

SI SE EXTRAVIÓ ¡RESCÁTALA!

Hay circunstancias en la vida que atentan contra la ilusión. Emociones como la desesperanza, la depresión, la tristeza, la desilusión o cualquier otro trastorno emotivo o afectivo limitan la propia trayectoria hacia el futuro.

Explica la especialista que cuando estamos ilusionados no hay sensación de vacío, todo fluye fácilmente y el camino a transitar se percibe más amable.

Si se extravía la ilusión, se pierde la posibilidad de disfrutar de la vida. Entonces, hay que rescatarla a como dé lugar viajando a nuestro interior para recordar cómo éramos cuando ella nos acompañaba.

Aunque a veces no sea fácil, hay que persistir, jamás abandonar y, sobre todo, pasar del recuerdo a la acción.

CLAVES PARA POTENCIAR LA ILUSIÓN

El proceso para potenciar las ilusiones involucra muchos otros elementos, pero la psicóloga Lecina Fernández lo resume en estas 3 claves que seguramente te serán de utilidad. Veamos:

1.-CULTIVA LA IMAGINACIÓN

La ilusión habita en la imaginación, que es precisamente donde cada uno de nosotros crea sus historias. Por eso, cuanto más entrenados estemos para imaginar, más amplias serán las posibilidades de recrear y materializar un mayor número de historias.

2.-SOBRADA FE Y CONFIANZA

No se trata de engañarnos a nosotros mismos. Eso no nos lleva a ninguna parte. Se trata de potenciar aquellas capacidades y fortalezas que nos van a ayudar a tejer las historias y a vencer los obstáculos con más facilidad.

3.-PASAR A LA ACCIÓN

Hay historias que se tejen solo para ser recreadas y disfrutadas en la imaginación. Son las historias platónicas. Pero cuando esa no es la idea, pues entonces hay que pasar de la ilusión a la acción y ser perseverantes hasta materializar los sueños.

Referencia lecina.es



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más